Ritmo Anual

El ser humano está vinculado a la naturaleza y como tal vive y siente su ritmo anual. Cuando cultivamos el sentido de lo rítmico vamos creando una actitud segura ante la vida ya que año tras año se cumple ese ciclo. Si el niño tiene la oportunidad de acompañarlo desde su interior, esto le dará una vivencia de confianza en el mundo y en los hechos que van a suceder, que le permitirá crecer en armonía.20106811_1254204371372939_4648692654988708059_n
En la escuela también experimentamos el ritmo de las estaciones y lo vivimos con mucha ilusión.
El aula: los colores, las telas, los adornos… todo lo que forma el decorado de nuestro espacio, tiene relación con la época del año que estamos viviendo. Maestras, familias y niños aportan hojas, flores, frutos, semillas, o cualquier regalo que nos haga la naturaleza para componer nuestra mesa de estación.FB_IMG_1475097723897


Los manuales
: trabajamos en el aula y en el exterior con lo que nos brinda  cada temporada. Hacemos manualidades a partir de lo que recogemos en  nuestras visitas al campo y utilizamos materiales naturales para la creación de  decoraciones para el aula, que nos recuerden el momento que estamos viviendo  (coronas de flores, murales con hojas y ramas, nidos para pajaritos de fieltro,    móviles con copos de lana, piedras pintadas, collares de conchas, barquitos con  cáscara de nuez…)Screenshot_2017-07-28-14-24-50

 

Las canciones: la música y las canciones populares nos acompañan en cada época. Así los niños desarrollan su capacidad memorística, amplían su vocabulario y asimilan con facilidad y con ritmo el momento que están viviendo.

17362452_1135456623247715_7685954995818513389_nLos corros: a través de pequeñas dramatizaciones musicales, aprendemos otra forma de vivir las estaciones a la vez que nos socializamos y mejoramos nuestra expresión corporal. Juntos y con roles distintos cada día, celebramos las vivencias que la naturaleza nos ofrece en cada periodo del año.

Los cuentos: es un momento diario en el que el niño tiene la oportunidad de imaginar, sentir, experimentar y soñar. Contamos un mismo cuento cada día durante un tiempo porque así, el niño puede crear un poso de vivencias e imágenes en su interior.

Juegos de dedos: desarrollamos la motricidad fina y conocemos el ritmo y el vocabulario de cada estación a través de sencillos juegos con las manos en los que el niño disfruta descubriendo las posibilidades de su propio cuerpo.

 Poemas: aprendemos sin esfuerzo pequeñas poesías relacionadas con la época del año que nos aportan  alegría, teatralidad y nuevas formas de expresión.15134539_1030020820457963_1630922920526825952_n

 Fiestas: celebramos fiestas que nos indican el momento anual en el que estamos y nos conectan con las  tradiciones de nuestra tierra.

Aun no hay comentarios

Danos tu opinión